1 0 3000 0 300 123 30 https://blog.patasbox.com 960 1

Post invitado: Verónica Doval, especializada en Terapia Asistida con Perros

terapia asistida con perros
Invitamos a Verónica Duval, esperta en terapia asistida con perros para que nos cuente todo acerca de su labor.

¿En qué consisten este tipo de terapias? ¿Quién es Verónica y cuál es su trabajo? ¿Dónde puedo recurrir a la terapia asistida con perros? Todas estas preguntas y otras muchas las vamos a contestar en este post.


Hemos invitado a Verónica, licenciada en Psicología, con máster en Intervenciones Asistidas con Animales y directora de Ananda, un centro especializado en Terapia Asistida con perros.
Ella nos va a contar todo lo que necesitamos saber acerca de esta terapia y nos resolverá todas las dudas que todos hemos tenido alguna vez sobre la terapia con perros.

Sin más dilación, os dejamos la entrevista que le hemos hecho.


¿Cuál es tu trabajo como terapeuta/psicóloga con perros?

El trabajo de psicóloga especializada en Terapia Asistida con Perros se desarrolla conforme a los objetivos del grupo o del individuo. En mi caso estoy especializada en Psicología Educativa en contextos no formales lo cual incluye colectivos como mayores, diversidad funcional, enfermedad mental, etc. (colectivos con los que trabajo principalmente) y con los cuales llevo a cabo el desarrollo de objetivos tales como mejora de las habilidades sociales, evitar el deterioro o mejorar las capacidades cognitivas y motoras, así como mejora de autoestima, empatía, etc.

¿Cómo empezaste a hacer este tipo de terapia?

Desde muy joven me han gustado mucho los perros y mi vocación era ayudar a las personas. Cuando supe que podía aunar mis dos pasiones y convertirlas en mi trabajo comencé a investigar qué eran las Terapias Asistidas con perros. Al ir indagando sobre la profesión aprendí muchísimas cosas que un día me pusieron en contacto con una empresa que se dedicaba a esta terapia en Tenerife. Poco después, esa empresa dejó de trabajar en la isla y decidí comenzar mi andadura en solitario. Los comienzos fueron duros (como todos, supongo…), pero con muchísimas ganas de que todo saliera adelante. Y así fue. Llevo desde el 2016 en solitario y en perspectivas de seguir muchos más.

¿Qué perros son los más idóneos para estas terapias? ¿Son perros con características diferentes o simplemente se han entrenado para ello?

Quizás mi filosofía en este aspecto diste mucho de lo que varias empresas del sector piensan. Yo, aparte de psicóloga especializada en Intervenciones Asistidas con Perros, soy voluntaria activa de refugios de perros por lo que estoy en contra de la cría y compra de perros de razas determinadas. Considero que habiendo tantos animales esperando un hogar en los refugios, comprar una raza determinada es totalmente innecesario.
En mi caso, trabajo con perros sin raza adoptados en refugios siendo adultos. La elección es simple: el perro debe ser dócil y debo estar segura de que pase lo que pase no va a reaccionar de mala manera. Desde mi experiencia, he visto que los perros tienen una capacidad muy grande para poder distinguir entre distintos tipos de personas o de situaciones. Una de las perras con las que trabajo que sufrió maltrato y tenía un trauma horrible a la gente cuando estaba en el refugio sabe distinguir perfectamente cuándo está trabajando, llegando a cambiar su actitud de manera absoluta.

¿Cómo han sido entrenados previamente estos perros?

En mi caso, el entrenamiento es muy simple. Me baso en el vínculo que tenemos los perros con los que trabajo y yo, ya que en ocasiones con una mirada basta para que conecten conmigo. El refuerzo siempre es positivo y se lleva a cabo un aprendizaje por rutina.

¿Quién cede los perros para las terapias?

En el caso de Ananda, la empresa de la cual soy directora, trabajamos dos personas con 5 perros. Actualmente, yo trabajo con cuatro perros (dos son míos, Carmencita y Sofi, y dos son cedidos por familias que los han adoptado y con los que he creado un vínculo muy grande, Siria y Eugenio), mi compañera Romina es logopeda y trabaja con su perro Duque, aunque cuenta con más perros de distintas características.

¿Quiénes reciben la terapia?

En Ananda nos centramos en mayores, especialmente con Alzheimer y demencias graves, diversidad funcional, enfermedad mental y mayores sin ningún tipo de dificultad, aunque hemos trabajado también con niños y con personas con fobias a los perros.

¿En qué consiste una vez están allí los perros?

En primer lugar se hace una ronda de saludo al perro en la que se fomenta el vínculo entre el perro y el usuario (unas caricias, algunas chuches…).

Posteriormente se lleva a cabo la actividad que tengamos diseñada según los objetivos que queramos trabajar ese día. Si queremos trabajar atención, interacción entre usuarios, empatía, razonamiento, motricidad…

Luego, para volver a la calma y entrar en una fase de relajación llevamos a cabo una ronda de cepillado en donde también se crea vínculo con el perro.

Por último, a modo de cierre de la actividad, hacemos una ronda de reparto de salchicha. Tras finalizar esto, los usuarios saben que la terapia ha finalizado.

¿Qué tipo de mejorías se reflejan en las personas que reciben esta terapia?

Con la Terapia Asistida con perros se produce una mejoría en la calidad de vida, se incrementa la interacción entre participantes, se fomenta la responsabilidad, la participación, la colaboración y la motivación por el trabajo en equipo. En poblaciones en particular observamos mejorías a nivel atencional, mayor expresión de mociones y verbalización, se reduce la velocidad en el deterioro cognitivo en pacientes con Alzheimer, reduce el deterioro psicomotor, etc.

¿Qué beneficios les aportan los perros a las personas que reciben esta terapia?

Se observan beneficios en distintas áreas:

  • Cognitiva y psíquica: disminuye la ansiedad y el estrés, mejora el estado de ánimo y la atención, genera habilidades de ocio, etc. Las actividades que se llevan a cabo durante la sesión ayudan al reconocimiento del esquema corporal, a la memoria y favorece el
    reconocimiento de colores, formas y números.
  • Motora: psicomotricidad fina y gruesa, relajación y fortalecimiento del tono muscular.
  • Sensorial: desarrollo de los sentidos con estímulos visuales, auditivos, táctiles, olfativos, etc.
  • Comunicativa: interacción entre usuarios, nuevos temas de conversación, incremento del vocabulario, etc.
  • Lúdica y educativa: diversión y entretenimiento.
  • Emocional: las personas no se sienten juzgadas, fomento de empatía, mejora de la autoestima e incremento de la risa.
  • Fisiológica: relajación, disminución de la tensión arterial, mejora del equilibrio e incrementan la capacidad y motivación por el ejercicio.
Uncategorized
Post previos
caja 90's - Patasbox
En marzo llega la ca...
Otto
Siguiente post
Buena causa abril: O...
0 Comentarios
Dejar una respuesta