1 0 3000 0 300 123 30 https://blog.patasbox.com 960 1

Los peligros de la procesionaria del pino para nuestro perro

Descubre cómo evitar que tu perro se contagie con la Procesionaria del pino y cómo ayudarle en el caso de que la contraiga.

Dedicamos este post a la “procesionaria del pino”, una oruga que supone un serio peligro para nuestros perros y que muchos propietarios desconocen.

Esta oruga, que podemos reconocer fácilmente, tanto por su aspecto, como por su conducta. En primavera es frecuente verlas caminar en fila, desde los árboles al suelo, donde buscan un lugar donde enterrarse. Se encuentran en zonas de pinos, cedros y abetos.

 La oruga es la fase larvaria de una mariposa muy común. Estas mariposas nacen a finales de verano y ponen sus huevos en las hojas de los pinos. De estos huevos nacen las orugas, que construyen sus nidos (conocidos como “bolsones”) en los pinos, estos se identifican muy fácilmente porque parecen grandes bolas de algodón. Durante el invierno permanecen en el nido, en la primavera las orugas salen del nido y empiezan a descender hacia el suelo en forma de procesión, buscando un lugar adecuado para efectuar su muda.

[c5ab_image c5_helper_title=”” c5_title=”” url=”http://patasbox.es/wp-content/uploads/2015/05/oruga.jpg” class=”” width=”9999″ height=”9999″ link=”” alt=”procesonaria del pino” title=”” caption=”” article=”off” type=”none” link=”” align=”center” ]

 ¿Qué la hace tan peligrosa?

Esta oruga, de color negro y gris, cuenta en su dorso con unos pelos blancos urticantes, llamados tricomas, cargados con una sustancia tóxica, la taumatopeína. Cuando se ven amenazadas sueltan estos pelos a modo de defensa.

 La curiosidad de los perros al ver en el suelo las filas de procesionarias, hace que se acerquen a olfatearlas, incluso a cogerlas con la boca, sobre todo los más jóvenes, que tienen más facilidad de llevarse a la boca todo lo que se encuentran. Cuando esto sucede, los pelos de la procesionaria se clavan en la cara, los labios, la boca y la lengua, que suelen ser las zonas más afectadas y se libera la sustancia tóxica que contienen, provocando una reacción inflamatoria muy potente.

Aunque lo más peligroso es el contacto directo con las procesionarias, debemos tener en cuenta también que, los nidos caídos al suelo aunque no tengan orugas, pueden ser fuente de contagio si son manipulados por los perros, ya que pueden contener pelos urticantes.

¿Cuáles son los síntomas?

Tras el contacto, la reacción es inmediata: nerviosismo, jadeo, salivación, degluciones constantes, inflamación de la cara, párpados, lengua y labios, suelen frotarse la cara con las patas y no pueden cerrar la boca. Si además la oruga ha sido ingerida, presentarán vómitos y dificultad respiratoria.

Según la severidad de las lesiones, se puede producir necrosis en los tejidos, es decir, muerte de los tejidos afectados, daños irreversibles que suponen la pérdida de una parte de la lengua o incluso los labios.

[c5ab_image c5_helper_title=”” c5_title=”” url=”http://patasbox.es/wp-content/uploads/2015/05/tardes-de-spa.jpg” class=”” width=”9999″ height=”9999″ link=”” alt=”oruga procesionaria perros” title=”” caption=”” article=”off” type=”none” link=”” align=”center” ]

Acudir de manera inmediata al veterinario es fundamental para controlar el cuadro clínico y evitar complicaciones, que pueden conducir a un fatal desenlace.Como primeros auxilios, antes de llegar al veterinario, podéis lavar la zona afectada con agua templada, ya que el calor desactiva la toxina, pero NUNCA frotéis la parte lesionada.

La mejor medida que debéis tomar, es evitar pasear por zonas de pinos, cedros y abetos durante la primavera, echad un vistazo a las copas de los árboles y si veis nidos ¡alejaros!

Post previos
¿Los perros no pued...
Siguiente post
¿Los perros comen h...
0 Comentarios
Dejar una respuesta