1 0 3000 0 300 123 30 https://blog.patasbox.com 960 1

SNIF, SNIF…¿LO HUELES? NO TE PREOCUPES, TU PERRO SÍ.

Descubre todo sobre el olfato de tu perro. Nuestra colaboradora Cuatro Huellas nos lo cuenta.

Por todos es conocido que los perros tienen un gran olfato. Recuerdo que leí una vez, no recuerdo dónde, que si colocáramos todos nuestros receptores olfatorios en fila cubrirían la superficie de un sello mientras que si lo hiciéramos con los de nuestros perretes ocuparían lo mismo que…¡un folio!

Es alucinante, ¿verdad?  Es entendible que se pasen el día olisqueando y husmeando todo lo que ven, además de ser una actividad realmente divertida para ellos.  

Las nuevas corrientes de educación canina se aprovechan mucho de esto y lo usan a su favor, realizando “juegos de olfato” para poder sacar a los perros de situaciones estresantes.

Cuando un perro está olfateando, se “abstrae” del mundo. Es como si su cerebro desconectara del problema o situación que, por ejemplo, le da miedo para focalizarse únicamente en ese olor que acaba de captar. De hecho, hay terapias de educación en positivo para tratar la agresividad canina que se basan en estos juegos, aunque son muy largas, dan resultados muy buenos.

Se pueden usar en muchos momentos; miedo, ansiedad por separación, agresividad…Si bien es cierto que situaciones más extremas como la agresividad es esencial contar con la mano de un profesional con mucha experiencia, en otros campos más “tranquilos” como el miedo a un objeto por ejemplo, podemos hacerlo nosotros mismos.

En el momento en el que tu perro esté asustado, coge sus premios favoritos y, en lugar de dárselos sin más (de tal modo interpretará que está bien tener miedo y seguirá temblando asustado), haz lo siguiente:

  • Mezcla garbanzos o lentejas con el pienso o con premios. Y déjale que se ponga a discriminar entre lo que se come y lo que no.
  • Coge varios envases de yougurt vacío y esconde un premio debajo de uno, muévelos como el clásico juego “¿dónde está la bolita?” y a ver cuánto tarda en encontrarlos.
  • Otro clásico es sacar al perro de la habitación, esconder premios dónde se te ocurra y…¡uno, dos, tres! ¡A buscar!

 

Uncategorized
Post previos
¿PUEDE RESFRIARSE M...
Siguiente post
AYUDA A PITT CON TU ...
0 Comentarios
Dejar una respuesta